*

Informes especiales

Portada  |  05 mayo 2020

Cómo afecta en la psicología del fumador la falta de cigarrillos en cuarentena

Una psicologa bahiense explica los efectos de obligada abstinencia por la escasez del producto y cómo el habitual consumidor puede manejarse en este nuevo escenario sin tabaco.

A partir de interrumpirse la producción tabacalera por la pandemia de coronavirus y de agotarse el stock de cigarrillos, tanto en distribuidoras como en comercios, el vicio de fumar entró en crisis con el obligado confinamiento y la sensación de encierro.

El aislamiento puede agravar la sensación de abstinencia en muchos casos, con la manifestación de irritabilidad, ansiedad o dificultad para dormir, o en otros plantear el escenario ideal para abandonar la adicción.

La psicóloga Malena Fernández (MP355) explicó a Telefe Noticias cómo puede repercutir esta circunstancia en los hábitos de los fumadores bahienses.

"Creo que a los tabaquistas se les debe estar haciendo difícil porque la abstinencia siempre es difícil de manejar emocionalmente y muchas físicamente. Lo físico, obviamente según cada caso y cómo el sujeto se relaciona con esa sustancia, hay que recurrir a la medicina y asesoramiento".

La especialista recalcó que hace hincapié con sus pacientes que tienen el vicio en la necesidad de "comunicarse con el otro", sobre todo con los afectos porque "a veces la sustancia no deja de acompañar a alguien".

Consultada de actividades para que los fumadores puedan suplir esa ansiedad de prender un cigarrillo, Fernández recalcó que cada sujeto debería "revisar qué es lo que le gusta hacer a uno y qué lo entretiene".

Con relación a si esta escasez del producto puede representar un momento propicio para abandonar el hábito, la psicóloga lo condicionó al tipo de vínculo que la persona entable con la sustancia: "Si es un uso social, un abuso o una dependencia".

"Los nervios, la ansiedad y el no aguantarse a uno mismo puede pasar cuando la relación con la sustancia es extrema", cerró.

Comentarios