*

Informes especiales

Portada  |  07 enero 2021

Estudio argentino: el plasma sanguíneo de los supervivientes reduce un 60% los casos graves de covid

Ventura Simonovich, jefe de Farmacología Clínica del Hospital Italiano y líder del ensayo, afirmó que “el proyecto llevó muchas horas de trabajo y una coordinación muy compleja".

Los resultados del ensayo clínico Plasm-Ar, el primer estudio en evaluar la eficacia de tratamiento de plasma de convalecientes para la neumonía severa por Covid-19, estudio liderado por el Hospital Italiano de Buenos Aires, fueron publicados por The New England Journal of Medicine, y se convirtió en el primer estudio argentino en formar parte de esta prestigiosa publicación científica internacional.

"Solo nueve de los pacientes tratados con plasma acabaron necesitando oxígeno, frente a 23 en el otro grupo. Es una reducción del 60% del riesgo de enfermedad grave", informaron en el periódico especializado.

Este centro de Salud porteño informó, a través de un comunicado, que el estudio fue realizado por 12 instituciones de salud de distintas localidades del país y coordinado por el Hospital Italiano de Buenos Aires, y que tuvo como objetivo evaluar si la administración de plasma proveniente de personas curadas del coronavirus es seguro y eficaz para el tratamiento de neumonía grave por Covid-19.

Participaron de la investigación El Hospital Italiano Central (CABA), Hospital Italiano San Justo (PBA), Clínica Zabala (CABA), Sanatorio Agote (CABA), Hospital Británico (Rosario), Clínica Santa Isabel (CABA), Hospital Universitario Austral (PBA), Hospital Zonal Ramón Carrillo (Bariloche), Hospital Ramos Mejía (CABA), Hospital Privado de la Comunidad (Mar del Plata), Sanatorio de la Trinidad (CABA) Hospital Privado (Córdoba.)

Ventura Simonovich, jefe de Farmacología Clínica del Hospital Italiano y líder del ensayo, afirmó que “el proyecto llevó muchas horas de trabajo y una coordinación muy compleja teniendo en cuenta que, por ejemplo, no se podían enviar insumos de un sitio a otro; la realización de este ensayo toma más preponderancia cuando, en otros países con muchísimos recursos económicos, no pudieron terminarlos o ni siquiera realizarlos”.

La principal hipótesis de este ensayo fue que el tratamiento con plasma de convalecencia se asociaría con mejores resultados clínicos a los 30 días, todos los voluntarios participaron de manera gratuita y nadie recibió compensación alguna por este estudio.

Waldo Belloso, coordinador del Área de Investigación Patrocinada del Departamento de Investigación, señaló que “un aspecto positivo de la pandemia es que nos hizo replantearnos la forma en la que hacíamos las cosas, probablemente como nunca antes. Esto nos llevó a pensar nuevas formas de interactuar y colaborar. En este contexto, surgió la necesidad de dar respuestas y hay mucha gente con ganas de participar en la búsqueda de soluciones comunes”.

Leandro Burgos, subjefe del servicio de Medicina Transfusional, afirmó que otro punto a destacar es el desarrollo en Argentina de los estudios de anticuerpos para detectar Covid-19 (Covidar) realizado de manera conjunta con el del instituto Leloir-Conicet.

“Con esta herramienta pudimos asegurar que el plasma que recibieron los pacientes del estudio tenía la dosis de anticuerpos recomendada. Por este punto otros estudios similares perdieron consistencia”.

En este sentido, el ensayo marcó un hito en las estrategias terapéuticas para Covid-19 dado que, si bien se conocían datos de seguridad respecto del uso de plasma de convalecientes en esta enfermedad, no se disponía hasta este momento de datos fehacientes respecto de su eficacia. Tanto en Argentina, como en el exterior, se esperaban resultados de los ensayos clínicos en curso de los cuales PlasmAr ha sido el primero en completar su seguimiento y análisis.

El New England Journal of Medicine (NEJM) es reconocido como el sitio web y la revista médica líder en el mundo. Publicando continuamente durante más de 200 años, NEJM ofrece investigación de alta calidad, revisada por pares y contenido clínico interactivo para médicos, educadores, investigadores y la comunidad médica global.

Comentarios