*

Informes especiales

Portada  |  09 octubre 2020

Salud mental en pandemia: cómo son los abordajes y seguimientos de los bahienses

El licenciado en Psicología, Hugo Kern, describió a Telefe Noticias la metodología que lleva adelante el Departamento de Salud Mental con las personas que sufren el impacto de la pandemia y el aislamiento.

El Día Mundial de la Salud Mental se conmemora todos los 10 de octubre con el objetivo de hacer recordar que la salud del individuo, en todas las etapas de la vida, es la base sobre la cual se construyen vidas plenas y satisfactorias.

La irrupción de la pandemia estimuló temores, cercenó libertades, potenció el encierro, la soledad, alteró etapas, generó agotamiento, avivó en otros casos la depresión y, sobre todo, instaló la sensación de incertidumbre. Situaciones que hoy son abordadas en profundidad por el equipo de profesionales que integran el Departamento de Salud Mental del Municipio.

Un área que ha debido ampliar su radio de funcionamiento, gracias al aporte de la Universidad Nacional del Sur, el Colegio de Psicólogos, el PAMI y la Asociación de Acompañantes Terapéuticos

Quien conduce la sección dependiente de la Secretaría de Salud, el licenciado en Psicología Hugo Kern (M.P. 00114), explicó a Telefe Noticias que el abordaje tiene varias líneas: el cuidado de los trabajadores sanitarios, el seguimiento de los “grupos vulnerables” de la Tercera Edad y a las familias con casos sospechosos y confirmados de COVID-19. Además de la contención psicológica a personas que lo requieran.

Según el especialista, con los médicos, enfermeros y otros profesionales del sectorse planteó de hacer grupos de apoyo psicológico con talleres de impacto emocional y programas de atención individual para superar situaciones de sobreexigencia y abordar reacciones emocionales”.

En estas 52 jornadas, de las cuales participaron 468 trabajadores, se apuntó a bajar los niveles de tensión, “a mejorar la comunicación, reducir el nivel de conflictos, generar un entorno más colaborativo y evitar que se produzcan enfermedades del estrés frente a la situación de reacción emocional por el agotamiento que se está viviendo”.

Kern señaló que se implementan “estrategias de contención” en los diversos dispositivos de monitoreo de casos sospechosos o personas que deben hacer el aislamiento por tener coronavirus.

“Ese grupo se encuentra con algunos tipos de situaciones de impacto emocional, causado por la incertidumbre que se genera en la espera del resultado del hisopado y por el aislamiento. En ese caso, cuando lo considera necesario, interviene el equipo de psicólogos”, indicó.

En esta nómina de seguimiento fueron incluidos los estudiantes del último año de la carrera de Medicina. También se desarrollan atenciones no presenciales dentro del sistema público, a través de la unidad operativa de consultas en salud mental que atiende de las 9 de la mañana hasta las 15 horas.

“Vos llamás, te atiende un trabajador de la salud mental y te hace una orientación como para resolver una situación, o te van a dar un espacio para el caso donde sea necesario el tratamiento psicológico”, agregó Kern.

Incluso en el primer nivel de atención se encuentran los centros respiratorios y unidades centinela, que contabilizan hasta el momento más de 17 mil consultas.

En lo que va de la pandemia, en el sistema de atención no presencial, estamos arriba de 18 mil llamados que se atendieron. En las unidades operativas de consultas en salud mental se atendieron a la fecha 4.608 personas”, precisó.

El especialista destacó la existencia de un equipo móvil para “emergencias psicosociales” que, en caso de ser requerido, se moviliza hacia los domicilios para realizar las entrevistas.

“Nosotros nos manejamos con historias clínicas individuales y no por familia”, aclaró.

Cabe recordar que en el Hospital Penna funciona el servicio de Salud Mental y otra área destinada a los niños. En el Hospital Municipal se encuentra también el programa de adicciones, dependiente del propio Departamento que conduce el especialista.

ESTRÉS EN LOS TRABAJADORES DE LA SALUD

Kern abordó el escenario de agotamiento mental y cansancio físico que hoy experimenta el personal de salud en la “primera línea de batalla” frente a la pandemia.

A la propia actividad y sus riesgos derivados de la posibilidad de contagio, el especialista le adosa otros factores estresores que provienen de la falta de responsabilidad ciudadana en algunos casos, y del poco apego a los cuidados sanitarios que se repiten con insistencia desde la comunidad médica.

“Hay personas que no creen en la cuarentena, en el distanciamiento social, o lugares donde hasta hubo quema de barbijos (…). Son todos mensajes que suman un factor de estrés porque pareciera que todo el esfuerzo que se viene haciendo es improductivo”, mencionó.

En tal sentido, añadió que existe una tendencia “de poner en duda lo que se hizo hasta acá y eso genera un desconcierto”.



No puede ser que vos te estés esforzando para cuidar una población, y por otro lado hay sectores que salen sin ningún tipo de cuidado. Esto estresa, junto con la gran cantidad de trabajadores que se han contagiado y lo que significa para la redistribución de tareas”, aseveró.

Kern no las consideró como “enfermedades mentales producto del trabajo”, sino que les confirió la denominación de “reacciones lógicas y esperables frente a las condiciones de estrés”.

“Nosotros cuando estamos estresados, intentamos retomar el equilibrio de nuestra vida y lo hacemos con los elementos que tenemos. Pero cuando el estrés es demasiado, primero te avisa el cuerpo de alguna manera y luego, si no hay estrategias para abordarlo, es posible que aparezca la enfermedad que es el último tramo dentro del proceso”, razonó.

EFECTOS DE LA PANDEMIA EN LA SOCIEDAD BAHIENSE

El psicólogo remarcó que durante el primer bimestre “hubo un alto acatamiento” de las medidas de confinamiento obligatorio que impuso el Gobierno Nacional a través de un decreto de necesidad y urgencia.

“Las familias tuvieron que reorganizarse. Se aceptó el pedido y acató ordenadamente. Ahí aparecieron muchas demandas al sistema de atención no presencial que tienen que ver con problemas socioeconómicos, de accesibilidad a algún tipo de beneficios”, contó.

Con el transcurso de los días surgieron problemáticas de salud mental, otras vinculadas a consumos de sustancias o adicciones, conflictos de convivencia graves e intentos de suicidio en la población joven (menores de 24 años).

“Se produjo una alteración de la rutina que generó un estrés. Si la familia se compensaba antes saliendo a correr, o haciendo paseos. Al restringir todas esas salidas, lo que generó es un incremento del estrés a nivel familiar e individual”, subrayó Kern.

Y añadió: “En este último tiempo se ha observado un incremento de los comportamientos traumáticos, de la violencia, del malestar, de la irritabilidad, un agotamiento en los distintos sectores de la sociedad por los problemas que va generando la pandemia y la incertidumbre”.

En la misma dirección, el profesional precisó que estas situaciones generan tres tipos de respuestas. En primer lugar, se refirió a la reacción de escape frente a un conflicto.

“Si yo veo un problema y lo puedo evitar, lo evito y es una forma de protegerme, pero si no lo puedo hacer voy a tener conductas de ataque y a generar descargas”, analizó.

Según Kern, si no es posible huir o atacar, aparecerán las “conductas de inhibición” que pueden generar “un fuerte sentimiento de angustia”, acompañada de una “vivencia de desamparo” e irritabilidad.

“Si la gente no puede escapar, empieza a pelearse con los que tiene más cerca y ese malestar se transforma en enojo”, completó.

EL IMPACTO DEL VIRUS EN LA FRANJA INFANTIL Y ADOLESCENTE

Hugo Kern sostuvo que el impacto de la pandemia en los niños, niñas y adolescentes es una preocupación capital para los trabajadores de salud mental, en función de todavía no poder precisar el alcance real de “los efectos en la subjetividad” que producirán estos cambios de escenarios.

El especialista centra la mirada en el proceso de desarrollo y madurez, que hoy se ve restringido con la ausencia obligada de las clases escolares, con el impedimento de participar en actividades deportivas y, sobre todo, con la interrupción abrupta de todos los ámbitos de socialización.

La deserción escolar es un problema gravísimo porque el chico pierde la contención y a nivel local, hay una cobertura educativa muy importante y un alto índice de matriculación”, explicó. Al mismo tiempo agregó que “la pandemia no es igual para todo el mundo, hay chicos que tienen el acompañamiento familiar, el espacio, buena conectividad a internet. Y otros que no cuentan con esos apoyos y están en una fuerte desventaja”.

El referente del Departamento de Salud Mental sostuvo que el adulto tiene “una autonomía mayor que el niño”, ya que este último depende de la autoridad de sus padres y “es producto de un ambiente familiar y por consiguiente social”.

EL ENFOQUE FAMILIAR E INDIVIDUAL

“La principal función de la familia es el cuidado en sí y del otro. Esto implica la división de responsabilidades y sostener algún tipo de organización. Lo fundamental es con qué actitud se asume esta situación”, consideró Kern.

El profesional expuso que hay un menú de actitudes frente a la coyuntura actual. Existen reacciones de enojo, de agotamiento, la aparición del pesimismo y la desesperanza

“Esto nunca es bueno, hay que mantener siempre la idea que esto se puede modificar y que de esto se va a salir”, exclamó.

En este sentido, apeló a la responsabilidad de adoptar “una mirada optimista para ir retomando las actividades que sean posibles”, o de aprovechar la circunstancia como una oportunidad para mutar hábitos y “cambiar formas de organización social”.

“La cantidad de efectos psicológicos hoy son innumerables. La irritabilidad, alteraciones en la temporalidad. Pareciera que se trabaja menos que en lo tradicional y, sin embargo, se advierte que los síntomas de agotamiento son mayores”, dijo.

En el mismo orden, mencionó que la extensión de la pandemia fomentó la aparición de los “comportamientos de repliegue”, e introdujo resistencias en las personas a comunicarse por las plataformas digitales.

“Al principio se pensaba que era bueno poder comunicarse a través de todas las tecnologías y ahora por ahí ven una pantalla, y ya no quieren saber más nada con tener una reunión más”, sentenció.

ADULTOS MAYORES: “EL GRUPO MÁS VULNERABLE”

El licenciado Kern informó que la Tercera Edad tiene un monitoreo permanente del área que conduce, junto con el programa de acompañamiento llevado adelante por el Departamento de Ciencias de la Salud de la UNS, con el aporte de IOMA y PAMI.

Los grupos más vulnerables son los que tienen menos autonomía y mayor dependencia. Cuando una persona vive en un hogar geriátrico y se contagia, lo que está puesto en evidencia es que la enfermedad entra al lugar donde está la persona y que por más cuidado que tenga el adulto mayor que está allí, la vulnerabilidad se da por el nivel de pérdida de la autonomía”, señaló.

Por consiguiente, el psicólogo destacó que es la franja “que más conciencia ha tomado”, y desarrolló conductas de cuidado “con mayor responsabilidad que el resto de la población”.

Del mismo modo, remarcó que muchos de ellos se encuentran solos y les es dificultoso transitar el aislamiento.

“El PAMI lo está abordando junto con el aporte de IOMA y en el caso del Departamento también lo estamos trabajando a través de un proyecto que hay con la Universidad Nacional del Sur que viene dando respuestas”, comunicó.

https://www.youtube.com/watch?v=9-7kuiJFXnw&feature=youtu.be

Kern recordó que las personas que requieran de los servicios del Departamento de Salud Mental y Adicciones podrán contactarse los días hábiles al 4551159 – 2914261642, de 8 a 15 horas. Para el caso de los trabajadores sanitarios que deseen formar parte de los grupos de reflexión y/o recibir apoyo psicológico, tendrán disponible el número 2914979605.

Asimismo, cabe recordar que también está a disposición la línea del Colegio de Psicólogos (291-4220359), que atiende de 15 a 21, y la de la Asociación de Acompañantes Terapéuticos (4544120), que hace lo propio de 10 a 17 horas.

Comentarios