*

Internacionales

Portada  |  05 junio 2020

Ser negro en Brasil aumenta el riesgo de morir, también de Covid-19

En la ciudad de San Pablo, adonde llegó oficialmente la Covid-19 a América latina el 26 de febrero y es el epicentro de la enfermedad, ser afrodescendiente, en general, ser más pobre, vivir en la periferia y con menos acceso a la salud, eleva 37,5% las chances de morir por el nuevo coronavirus con respecto al resto de los paulistas.

En Brasil, la población afrodescendiente (negros, mulatos y zambos) es mayoría, son casi el 52% según datos oficiales, pero, como ocurre con la violencia, la Covid-19 está matando proporcionalmente más a los negros que a los blancos.

En total, Brasil superó los 34.000 muertos por coronavirus.

Estudios científicos divulgados el jueves confirman la tendencia de que el desarrollo social o la falta de él está atado a la suerte de una persona con alguna enfermedad anterior -en su mayoría cardiopatías y diabetes.

Un estudio de la organización Núcleo de Operaciones de Inteligencia en Salud de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro entre 29.933 casos de Covid-19 indicó que entre los pacientes negros internados el 54,8% murió en los hospitales de Brasil, mientras que entre los blancos la tasa de letalidad fue del 37,9%.

La tragedia brasileña frente a la Covid-19, un país donde el presidente Jair Bolsonaro primero negó la enfermedad calificándola como una "gripecita" y actualmente hace campaña para levantar la cuarentena en los estados pese a la falta de horizontes de que se reduzcan los contagios, se vincula con el desarrollo social.

Y en el caso de Brasil, la desigualdad social también es étnica, a partir de que carga con la herencia de tres siglos en los cuales esclavizó a 4 millones de personas hasta el 13 de mayo de 1888.

El estudio de la universidad PUC indica que las chances de muerte para una persona sin escolaridad es del 71,3%, tres veces más que quienes tienen estudios terciarios o superiores, que registran 22,5%.

"Negras y negros sufren el impacto del racismo estructural y con eso presentan los peores indicadores sociales y de salud. Ellos son mayoría en el mercado informal, en el sector servicios y el trabajo doméstico, teniendo la mayoría enfermedades como diabetes e hipertensión en la adultez", dijo Emanuelle Goes, doctora en Salud Pública de la Universidad federal de Bahía.

Otro estudio conocido el jueves es el de la Universidad Federal del estado de Espirito Santo con la Universidad de Cambridge, que indicó que ser afrodescendiente es el segundo factor de riesgo en Brasil luego de la edad.

"Descubrimos que en los estados del norte viven más brasileños con comodidades que a lo largo de su vida no tuvieron acceso a la salud. Salvo Río de Janeiro, el mayor riesgo se encuentra en los estados del norte de Brasil que en la región central y sur", dice el estudio de la Universidad del Estado de Espirito Santo y la inglesa de Cambridge.

Este estudio refleja gran parte de la desesperación que se registra en el estado de Amazonas, norte, con el colapso de la ciudad de Manaos en abril, donde hubo una emergencia hasta en los cementerios por falta de lugar para los entierros.

En la ciudad de San Pablo, por ejemplo, el boletín epidemiológico del miércoles indicó que existen más de 4.100 fallecidos por Covid en la urbe más grande de Sudamérica y que otros 4.200 casos están en observación por ser sospechosos.

El intendente de San Pablo, Bruno Covas, afirmó ayer que la población afrodescendiente es las más afectada por la pandemia y tiene 37,5% más de chances de morir que los blancos en la ciudad por la pandemia.

"La primera razón es que la población negra vive en su mayoría en los barrios periféricos, donde actualmente la letalidad del virus es mayor, y la segunda es que en esta población existe un mayor número de enfermedades preexistentes, como hipertensión y diabetes", explicó.

Los afrodescendientes son el 40% de la población de San Pablo, la ciudad capital del estado homónino que es el principal foco del virus en Brasil.

"Necesitamos analizar y aprender sobre las desigualdades existentes, incluso con el impacto del coronavirus. La expectativa de vida llega a ser ocho años menos en los barrios periféricos más pobres", afirmó Covas.

El estado de San Pablo, con una población de 46 millones de habitantes y considerado el más industrializado de Sudamérica, reporta 8.276 fallecidos y 123.483 infectados, casi un cuarto de todo lo que viene registrando Brasil a nivel nacional

A nivel país. el número de víctimas fatales por el coronavirus en Brasil ascendió ayer a 34.039, lo que constituye un nuevo record que pone al país por encima de Italia, y alcanzó el tercer lugar del mundo en cantidad de muertos por la Covid-19, mientras que los casos detectados superaron los 610.000, se informó oficialmente esta noche.

Por segundo día consecutivo, en coincidencia con el acceso a la asunción de Eduardo Pazuello como ministro de Salud, el informe sobre la evolución diaria del cornavirus se retrasó tres horas, respecto de la hora establecida desde el inicio de la pandemia.

Los reportes de las secretarías de Salud de los gobiernos estaduales, indicaron que hubo 1.473 muertos en las últimas 24 horas, nueva cifra record para un día, con lo que Brasil sumó 34.039 víctimas contra 33.689 totales en Italia.

Comentarios