*

Locales

Portada  |  19 julio 2021

Amenazaron a una artista que iba a pintar los murales en Plaza Lavalle y renunció

La arquitecta y muralista, Mikele Irazusta, desistió de continuar con las tareas de intervención que llevaba a cabo en el espacio público, a raíz los agravios y cuestionamientos a su trabajo que recibió mediante redes sociales y en forma personal. La joven grabó un descargo para explicar los motivos de su renuncia.

La arquitecta y muralista, Mikele Irazusta, decidió renunciar a los trabajos de intervención que estaba llevando a cabo sobre lo que fue la fuente de la plaza Ricardo Lavalle, a causa de los múltiples agravios e insultos que recibió a través de redes sociales y también en forma presencial mientras realizaba sus tareas.

La artista había presentado propuestas a la Secretaría de Movilidad Urbana y Espacios Públicos para desarrollar un mural en la pileta- fuente del paseo y otro sobre la rampa de acceso a las cocheras del Mercado Municipal. El Municipio finalmente resolvió contratarla.

El plan de la arquitecta giraba alrededor de temáticas inspiradas en dos ideas: Libertad y valores encontrados por la gente en medio de la pandemia.

En función de ello, apeló a las redes sociales para terminar de definir su propuesta, en base a una gran cantidad de frases y opiniones que luego ejecutó en su intervención final.

Sin embargo, con el correr de los días se fueron sucediendo fuertes críticas y un sinfín de descalificaciones a su trabajo. Cuestionamientos que se hicieron extensivos hacia su persona, familia y también al Municipio, al cual le reprocharon no haber realizado un concurso por tratarse de la intervención a un espacio público.

Sorprendida por la insólita polémica que se generó, la muralista eligió su cuenta personal de Instagram para efectuar un descargo y hacer alusión a los motivos que la obligaron a desistir de continuar con el trabajo del espacio público ubicado en calle O’Higgins, entre Saavedra y Arribeños.

"Hace varios días atrás me empezaron a llegar mensajes horribles, muy violentos; y acusaciones que no son ciertas por el mural que había pintado en la Plaza del Sol", inició Irazusta su explicación.

Y continuó: "En agosto del año pasado me llamaron de la Municipalidad para intervenir el puente que está entre el Mercado Municipal y la Plaza del Sol. No conocía a nadie de la secretaría ni tenía ningún amigo, todo lo que logré hasta ahora fue a base de esfuerzo personal y nadie me regaló nada, que era uno de los temas de los que se me acusaba".

La arquitecta puntualizó que, al momento de ser contratada, desde la comuna le solicitaron que la intervención no esté politizada, que sea “un mural neutral, colorido, alegre, que le dé vida al puente”. En este sentido, mencionó que para referenciarla se le exhibieron "imágenes de puentes con formas geométricas básicas de colores, ya que pintar un puente en altura no es nada sencillo".

"Me parecía vacío que solo fueran formas, por eso se me ocurrió que utilizar como temática la palabra 'libertad' era una buena manera de homenajear a los desaparecidos, con una palabra universal, sin bandera política. Por otro lado, me parecía importante saber qué significaba esa palabra para la gente después del año difícil de pandemia que pasamos", argumentó.

Y añadió: “Para que fuera un mural para la gente y de la gente, para que cuando estuviera terminado las personas se acercaran a ver sus respuestas, encontraran quizás inspiración o un rayito de luz en momentos difíciles".

Irazusta precisó que algunas de las frases plasmadas eran "poder ser uno mismo, poder elegir, en las calles no más miedo, mesas largas de amigos y familia, poder abrazar sin sentir culpa, expresarse y ser comprendido a pesar de las diferencias, mar, paisaje, pájaros”.

"En cuanto al diseño me mataron, me dijeron que era de jardín de infantes y sé que no es de los más complejos que he diseñado pero, ¿saben lo difícil que es pintar sobre tres niveles de andamio con desniveles en el suelo y mirando hacia arriba?", preguntó.

La artista remarcó que su composición hizo eje en “las respuestas que me dieron con frases y dibujos, y en el medio del puente la pregunta: 'Y para vos, ¿qué significa libertad?'. De este mural tomé el grafismo del agua y lo llevé a la fuente, realizando otra encuesta para saber cuál era el norte para la gente en los momentos difíciles y la mayoría respondió: familia, amigos, música...".

"Mucha gente me dijo que cuando estaba mal se aferraba o se mantenía fuerte por sus hijos, no era que lo puse por un mandato. La otra palabra complicada era fe, y la fe no necesariamente está ligada a la religión. Por otro lado vincularon los colores celeste y turquesa con la idea de provida, casi me muero, les juro que era agua", fundamentó la arquitecta en la grabación difundida por la red social.

Y agregó: "Igual, ponele que le pifié, que no tendría que haber puesto palabras porque podían interpretarse de diferentes formas, me hubiera encantado que toda esa gente que me dijo de todo en redes se acercara y me dijera 'mirá, estos colores se pueden interpretar de tal manera' o lo que sea, soy una persona súper abierta y lo hubiese cambiado, como lo cambié, porque lo último que quería era que se me vincule con un pensamiento político o religioso. En cambio, lo que recibí fue violencia extrema por redes".

En la continuidad de su descargo, Mikele destacó “ser la primera en defender romper estructuras, cambiar paradigmas, hacer lo que realmente te dicta el corazón”.

“Estudié muchísimo para ser arquitecta y cuando terminé, teniendo posibilidades de hacer proyectos, seguí mi corazón y me puse a pintar. ¿De qué estructura me hablan? Con su odio no alcanzaron a ver que de este lado hay una persona que tenía cero bandera política y que tenía buenas intenciones", contó.

"Entiendo que sea más justo para los artistas de la ciudad, de repente quedé metida en el medio de una guerra de la cual no tenía ni idea. Ahora, ¿no había otra manera de planteármelo? No pasé por arriba a nadie, siempre le puse mucha garra a todo lo que hice", afirmó.

Hacia el final del video, la arquitecta no dejó pasar la oportunidad de agradecer a sus allegados y a los usuarios de las redes sociales que se manifestaron en su apoyo.

“Hagas lo que hagas, digas lo que digas, la gente va a criticar igual. Al final lo importante es que vos sepas que hiciste las cosas con el corazón y con buena intención, lo demás es ajeno y no podés controlarlo", concluyó.

Fuente: Telefe Bahía/La Nueva

Comentarios