*

Locales

Portada  |  20 abril 2021

Los organizadores de eventos piden trabajar con "el protocolo de gastronómicos"

"Nosotros creemos que tenemos que seguir trabajando sobre ese mismo protocolo, pudiendo trabajar hasta las 23 horas y manteniendo el 30% de aforo", señaló Lisandro Melinsky, titular de CAPREV, con relación a las nuevas restricciones que dejan al rubro en un aparente nuevo cese de actividades.

El retroceso de Bahía Blanca a Fase 3 y lo que conllevan las nuevas restricciones para frenar la segunda ola de coronavirus, pusieron otra vez en jaque a los dueños de salones de fiestas y organizadores de eventos, un rubro que sintió el peso del impacto económico durante gran parte del año pasado.

La normativa provincial para la etapa actual, según consta en su sistema de fases, prevé la realización de eventos culturales, sociales, recreativos o religiosos sólo en espacios públicos con un máximo de 30 personas.

Sin embargo, aunque desde el rubro entienden que la medida los dejaría nuevamente en un escenario de cese de actividades, esperan reunirse este miércoles con autoridades municipales para determinar los alcances

"El rubro va a estar nuevamente afectado por esta decisión de pasar a Fase 3. Si bien nunca, desde marzo del año pasado, pudimos volver a una normalidad total, sí hace un mes y algo tuve la posibilidad de trabajar un poco con un protocolo muy estricto pero algo se podía hacer", indicó a Telefe Noticias el titular de la Cámara de Proveedores de Eventos, Lisandro Melinsky.

Melinsky pidió que el sector pueda trabajar con la misma lógica que los protocolos gastronómicos. En este punto, consideró que podría ser "la solución a la problemática actual con los eventos".

"Nosotros creemos que tenemos que seguir trabajando sobre ese mismo protocolo, pudiendo trabajar hasta las 23 horas y manteniendo el 30% de aforo", puntualizó.

El titular de CAPREV se mostró conciente que "la orden está clara y no hay posibilidad de hacer eventos". También lamentó tener que volver a un marco "con las empresas del rubro paradas" y el perjuicio sobre las familias que viven de esta actividad.

Un entorno que no sólo incluye a los salones y las casitas de fiestas, sino también a disc jockey, decoradores, ambientadores, cocineros, empresas de cátering, fotógrafos, entre otros.

"También se limitan los eventos en casas particulares que era otra posibilidad interesante para hacer. Está todo por verse pero entendemos que la imposibilidad existe, vamos a ver mañana si podemos adaptarnos al protocolo de gastronómicos", cerró.

Comentarios