*

Locales

Portada  |  22 julio 2021

Cómo funciona el servicio de sepelios sociales que ofrece la Municipalidad

El caso de un joven que sortea una moto para poder pagar el sepelio de su esposa fallecida con COVID, revela la situación de muchas familias bahienses que no pueden afrontar los costos de un servicio fúnebre. Desde 2009 la ciudad cuenta con una cobertura para esos casos.

“Si reúne los requisitos, nosotros nos hacemos cargo”. Así la secretaria de Políticas Sociales, Vanina González, le sintetizó a Telefe Noticias la intervención que tiene la Municipalidad ante casos en que los familiares de una persona fallecida no pueden costear el funeral y la inhumación.

La decisión de Sebastián Betancourt de sortear una moto para reunir fondos que le permitan pagar el funeral de su esposa, generó adhesiones y manifestaciones de solidaridad de otros vecinos y vecinas bahienses, y puso a la luz la realidad de las familias que enfrentan el mismo problema.

En abril de 2009, el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza –la 15.192– que permitió la puesta en marcha del servicio de sepelios sociales, destinado a personas sin recursos que no puedan afrontar esos costos.

“Es muy conocido en los lugares de internación, cuando pasa alguna de estas situaciones, o también siempre llega la consulta de manera particular”, aseguró González.

Para solicitar el beneficio, los familiares de una persona fallecida deben llamar a los números 911 o 109 y pedir la asistencia del sepelio social.

“La familia tiene que acreditar que no tiene ingresos en blanco ni suficientes para poder hacerse cargo de esta cobertura”, señaló la funcionaria.

Un profesional de Políticas Sociales se contacta con el familiar quien realiza un proceso de evaluación del caso.

“Generalmente, son familias (…) que acreditan no tener recursos para poder pagar un sepelio y el velatorio, el entierro o cremación, en casos de COVID, y se le da la cobertura”, explicó la funcionaria.

La Municipalidad tiene firmados convenios con las dos principales proveedoras de servicios funerarios de la ciudad, y la familia recibe acceso a una sala velatoria durante dos horas a la tarde, otras dos horas a la mañana, y las tareas de inhumación.

“Cada caso es particular, hay que evaluarlo. Acá se evalúa a todo el grupo familiar, no solo los ingresos que tenía el fallecido, sino al grupo familiar que es quien se va a hacer cargo de esta situación”, apuntó la secretaria.

Comentarios