*

Locales

Portada  |  24 septiembre 2019

Explican el origen de un virus de gastroenteritis que afectó a varios bahienses hace semanas

El Secretario de Salud municipal, Pablo Acrogliano, dijo que "ya está controlado" y lo identificó como Norovirus Bariloche. Además indicó sus formas de contagio y las medidas preventivas para hacerle frente desde el cuidado.

A fines de agosto y principios de septiembre, se produjo el brote de un virus que afectó a 1400 estudiantes en Bariloche. Esta situación, en bastante menor escala, se registró en nuestra ciudad y las autoridades de salud locales lo identificaron como Norovirus Bariloche.

El Secretario de Salud municipal, Pablo Acrogliano, explicó a Telefe Noticias que este pico del agente infeccioso fue detectado a través de "un Sistema de Vigilancia Epidemiológica", y sostuvo que tras algunas semanas "está controlado".

El Norovirus Bariloche (en referencia al lugar geográfico donde se detectó la cepa) se manifiesta particularmente con vómitos, náuseas, diarrea, y en algunos casos fiebre.

Según el titular de la cartera sanitaria, la fuente principal de contagio se establece por medio del contacto con la materia fecal, el lavado inadecuado de los alimentos y el agua contaminada con el germen.

"Habitualmente entre los corredores endémicos se producen entre 60/65 casos y ahora subieron a 95. Esto genera que nosotros salgamos a reforzar lo que tiene que ver con los controles del agua, y el lavado de manos que son las precauciones que hay que tener", afirmó.

De acuerdo informaciones estadísticas, alrededor de 20.000.000 de personas se enferman a causa de este virus cada año en el mundo, la mayoría debido al contacto cercano con personas infectadas o por comer alimentos contaminados.

El agua es uno de los principales agentes propagadores, y el "mayor contacto es por las manos".

En este marco, Acrogliano lo calificó como "de muy fácil contagio". Con un tiempo estimado de incubación entre 12 y 48 horas y con un cuadro que, pese a la molestia que ocasiona en el afectado, "no está encuadrado entre las gastroenteritis graves".

Los bebés, ancianos o personas con factores de riesgo, ingresarían en las franjas de peligro con algunos de los trastornos que puede ocasionar.

En el escenario de los virus intestinales, la deshidratación emerge como un factor de potencial riesgo por lo que aconsejan consumir agua potable, y bebidas isotónicas para reponer los líquidos perdidos con los vómitos y diarreas.

"El tratamiento es higiene de manos, de verduras, una buena hidratación y la obvia consulta con el médico", indicó el funcionario municipal.

En la misma línea, Acrogliano volvió a insistir que el pico que experimentó la enfermedad "está normalizándose".

"Este virus es habitual, o lo que viene en el ranking posterior al Rotavirus. Este último produce una gastroenteritis grave y tiene una vacuna. Lo que algunos dicen es que al estar más controlado el Rotavirus, este virus avanza un poco y aparece", justificó.

Comentarios