*

Locales

Portada  |  18 octubre 2020

Falleció Jorge Laurent, primer egresado de la UNS

Hijo de un vendedor de combustible y una ama de casa, llegó a ser jefe de gabinete del Ministerio de Educación, rector de dos institutos universitarios y docente por más de 40 años. Fue parte de esa generación que con su inteligencia y su trabajo construyó una universidad de excelencia.

Con profundo dolor la comunidad de la Universidad Nacional del Sur despidió aye al ingeniero Jorge Laurent. Hijo de un vendedor de combustible y una ama de casa, oriundo de Coronel Suárez, Jorge fue alumno, primer egresado, docente y funcionario de la UNS. También fue jefe de gabinete del Ministerio de Educación, y rector de dos institutos universitarios, además de ejercer la actividad privada.

Ingresó en el Instituto Tecnológico del Sur a poco de ser creado, luego de estudiar con mucho esfuerzo de su familia algunas materias de Ingeniería en Buenos Aires. Junto a su madre y su hermano se mudaron a Bahía Blanca y se instalaron en una casa modesta de piezas y cocina. “El baño estaba afuera”, recuerda en una entrevista reciente de LaNueva. de la que extractamos los principales párrafos:

“Fueron años de mucho esfuerzo. No había fotocopias y se usaban los stencils, lo cual implicaba ensuciarse todo. Eso lo hacía para la cooperadora. Además, el profesor Krivoshein me pagaba por hacer las láminas”, recuerda. Aún siendo estudiante, comenzó a dar clases en institutos de Coronel Suárez y de Tres Arroyos, a donde viajaba en colectivo.

“Asistía a clases en Rondeau 29 y jugaba al tenis en el Club Universitario (en donde conoció a su mujer, en calle Alem). Íbamos al cine, había varios”, cita entre las actividades diarias.

El trato con los docentes y directivos del ITS era amable. “Santiago Bergé Vila y Miguel López Francés (vicerrector y rector, respectivamente) nos conocían por nuestros nombres”, comenta Laurent. Los tres, como otros tantos, serían fundamentales en la historia universitaria de la ciudad. Pero luego llegó el golpe de Estado de 1955 y el cierre del Instituto.

“Fueron tiempos de mucha incertidumbre, no sabíamos que iba a pasar”, recuerda. También evoca su participación en las múltiples marchas céntricas a favor de la creación de la UNS. “Era un pedido de toda la comunidad de la ciudad y la zona”. Un día, ese reclamo se volvió realidad: el 5 de enero de 1956 se firmó el decreto de creación de la UNS. Y Jorge estuvo ahí. “Fue una algarabía total. Todos los alumnos queríamos ser parte de la Universidad”, rememora.

La UNS comenzó a funcionar en el mismo edificio de Rondeau 29 y absorbió a los estudiantes del Instituto. Tenía ocho Departamentos y varios Institutos de Investigación –una estructura inédita en el país- y dictaba once carreras. Bajo el rectorado del ilustre filósofo Vicente Fatone y como logro de una ciudad toda, nació la séptima casa de altos estudios creada en Argentina.

Un mes después de la creación de la flamante universidad, el 19 de febrero de 1956, Jorge Laurent rindió su última materia de ingeniero industrial y se convirtió en el primer egresado de esta Casa. “Ese día fue todo el periodismo, había muchos invitados. Por orden alfabético, rendí primero. Luego, pasó... Yo había comenzado los clases en el ITS pero mi título de ingeniero industrial me lo dio la UNS”.

Al recibirse, empezó su carrera docente universitario, que culminaría recién 40 años después. “Estaba a cargo de las materias Organización II y III de los últimos años de Ingeniería. Cuando nos mudamos a Alem, el edificio ya estaba culminado”, dice. A su trayectoria en Bahía Blanca agregó con el tiempo cargos como Jefe de Gabinete del Ministerio de Educación, cuando fue titular de esa cartera el ex rector de la UNS Gustavo Malek, y como rector de las Universidades Nacionales de la Patagonia y del Comahue.

Siempre se mantuvo ligado a la Universidad, de la cual egresaron sus hijos y recientemente uno de sus nietos. Sus cualidades académicas y profesionales, pero sobre todo humanas, le generaron el aprecio de varias generaciones de docentes, no docentes y alumnos que a pesar de su ausencia física, mantendrán siempre vivo su recuerdo en la memoria de esta Casa.

Fuente: UNS

Comentarios