*

Locales

Portada  |  04 junio 2020

Logran conectar el brote del geriátrico clandestino con el del parque eólico

Una fuente consultada por Telefe Noticias señaló que el pastor, dueño de la residencia de calle Avellaneda al 700, "se encontró" a principios de mayo con uno de los operarios que contrajeron coronavirus en la obra de Mayor Buratovich.

La investigación epidemiológica que iniciaron los sanitaristas y epidemiológos de la ciudad, para tratar de determinar el origen del brote de COVID-19 en un geriátrico clandestino que arrojó 11 contagios y una abuela fallecida, pareciera llegar a buen puerto.

Las autoridades sanitarias ya tendrían "corroborado" que el pastor y dueño de la residencia geriátrica de calle Avellaneda al 700, Joel Toñolo, "se encontró" con uno de los trabajadores de la firma Tel 3, que resultó infectado con el virus en el parque eólico "Vientos del Secano" de Mayor Buratovich.

Una fuente oficial consultada por esta redacción señaló que el encuentro se habría producido en los primeros días de mayo, cuando el operario no había sido diagnosticado todavía de coronavirus.

De esta forma, esta circunstancia se encuadra en una de las líneas investigativas del Departamento de Epidemiología, con la lupa puesta sobre algunos de los integrantes del núcleo familiar como posible vehículo del patógeno y causal de los sucesivos contagios.

De hecho el pastor, por el momento y pese a haber arrojado resultado positivo en el hisopado, está considerado como un paciente asintomático.

El médico de dos abuelas que residen en el hogar y resultaron infectadas, Matías Mirofsky, había expresado a Telefe Noticias: "Si alguno de los familiares trajo el virus de afuera, es porque circuló en algún lugar de la comunidad. Yo creo que estamos a nada de que declaren circulación comunitaria"

Comentarios