*

Locales

Portada  |  11 febrero 2021

Pringles: se quebró el cuello jugando al fútbol, está en silla de ruedas y necesita ayuda

Juan Alberto Piazza es pringlense, tiene 36 años y desde hace 13 que está en silla de ruedas. Hoy pide ayuda a la comunidad, quienes puedan colaborar con dos baterías para la silla automática, que le permita movilizarse.

El 20 de enero de 2008, Juan se encontraba jugando al futbol en Puerto San Julián, Santa Cruz, lugar donde residía y trabajaba. Una jugada, una mala caída, y el pringlense se quebró el cuello, quedando inmovilizadas sus extremidades inferiores, y afectadas las superiores.

"Estaba jugando al futbol y me quebré el cuello, me desnuqué. Podría haber muerto, pero quedé en silla de ruedas -cuenta-. Pero no me bajoneé, la vida no la tenemos comprada y sigo adelante".

"En ese momento, me levanté y se me salió el cuello para adelante. Me di cuenta que lo mío era grave, cuando me caí no podía mover las piernas. Pero no pensaba llegar a esto" agregó.

A Juan Piazza lo operaron en Río Gallegos, le colocaron una prótesis en el cuello y luego debió regresar a Pringles.

"Me operaron allá, el intendente me dio la prótesis para el cuello. Estuve un mes y me tuve que volver a Pringles, porque no tenía el cambio de domicilio" señala.

Volvió con una cirugía, y hoy se moviliza en silla de ruedas, esperando alguna vez poder volver a caminar.

"Me manejo en sillas de ruedas, pero no pierdo la fe y sigo adelante. Después de la cirugía en el cuello, me dieron la posibilidad de caminar, pero depende que la medula espinal se mueva".

El joven precisa hoy dos baterías para su silla de ruedas. "Quiero juntar dinero para las baterías, para independizarme. El que quiera ayudarme, bienvenido sea, con lo que puedan colaborar. Solo quiero tener las baterías y colocarlas a la silla para poder salir. Salen 24 mil pesos cada una y todavía no las conseguí".

Quienes deseen contactar a Juan Alberto Piazza para darle una mano con las baterías que necesita para su silla de ruedas, pueden hacerlo a través del teléfono: 291-4442062.

"Ahora necesito esas baterías porque no las puedo comprar de mi bolsillo -agrega el pringlense-. Con la silla puedo salir acá a unas cuadras de mi casa, antes siempre iba a comprar las cosas al supermercado, pero ahora no puedo, me quedo sin batería" cerró.

Fuente: El Orden de Pringles

Comentarios