*

Locales

Portada  |  24 noviembre 2020

Según el CREEBBA, hubo una baja en la precarización laboral y el trabajo informal en Bahía

De acuerdo a los datos difundidos por el organismo estadístico local, la tasa de informalidad decreció a un 21,1% durante el segundo trimestre del 2020, mientras que el índice de precariedad cerró con un 25,8% en lo que va del año. El informe aclaró que el resultado "difícilmente pueda atribuirse a un proceso de mejoramiento en las condiciones generales de empleo", al tiempo que sostuvo que en el periodo signado por el aislamiento obligatorio existió "una destrucción de puestos de trabajo (caída en la tasa de ocupación)".

El Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca-Argentina (CREEBBA) difundió datos locales sobre la informalidad y precariedad laboral, según lo que se desprende de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC (EPH).

El informe correspondiente al segundo trimestre del 2020 reflejó los efectos del aislamiento social decretado a raíz de la irrupción del coronavirus.

La tasa de informalidad, expresada en aquel asalariado que no cuenta con alguno de los beneficios laborales: indemnización por despido, vacaciones, aguinaldo, aportes jubilatorios y obra social, entre otros, alcanzó el 21,1% al cierre del periodo (equivalente a 18.600 personas). A nivel nacional, esta variable ascendió a un 25,5%.

Con respecto a la precariedad, definida por el ente como "un concepto más amplio que comprende a los trabajadores no registrados, los asalariados con trabajo inestable o de finalización acordada, trabajadores independientes que no realizan aportes", entre otros, finalizó con 25,8% (27.700 individuos) al final del segmento indicado. En el ámbito de Nación, este capítulo cerró en un 34,5%.

Según los profesionales del CREEBBA, en el actual trimestre "hubo caídas significativas tanto en la población económicamente activa (PEA) como en la tasa de actividad y de ocupación".

"Una parte considerable de los individuos que participaban activamente en el mercado laboral dejaron de hacerlo por los efectos de la pandemia, lo que afectó directamente las tasas de informalidad y precariedad", argumentó el estudio.

Si bien sostienen la existencia de "una retracción importante en relación a los periodos anteriores", el informe plantea que ese resultado "difícilmente pueda atribuirse a un proceso de mejoramiento en las condiciones generales de empleo al tiempo que se trató de un trimestre de destrucción de puestos de trabajo (caída en la tasa de ocupación)".

"Se advierte que la cantidad de asalariados formales se mantuvo constante en relación al segundo trimestre de 2019, con lo cual, podría decirse que la caída en la informalidad se explica principalmente por la perdida de empleo en dicho segmento de la fuerza laboral", dedujeron los profesionales del Centro Regional de Estudios Económicos.

Y agregaron que "en lo que respecta a las razones subyacentes a la contracción de la precariedad, se tienen menos precisiones que para el caso de la informalidad. Esto se debe a que hubo al mismo tiempo más ocupados no precarios (+10.500) y menos trabajadores precarios (-24.000) que en igual trimestre de 2019".

De esta forma, concluyen que el descenso en la precariedad no puede deberse "únicamente a que estos trabajadores vieron mejoradas sus condiciones de trabajo".

"Parte de la baja en la tasa de precariedad podría deberse a la retracción de la tasa de subocupación demandante, que forma parte del universo de empleo precario. Estos trabajadores podrían haberse visto desalentados por distintas razones y abandonado el mercado de trabajo", estimaron.

Por último, el estudio del CREEBBA hizo referencia a que Bahía Blanca conserva una posición relativa más favorable que la observada a nivel nacional.

Comentarios