*

Locales

Portada  |  25 febrero 2021

Tras superar un derrame cerebral, Tito espera una prótesis para recuperar su vida 

Sufrió una lesión cerebral jugando al fútbol y en la operación para extraerle el coágulo, le sacaron también una sección del cráneo. Necesita que la provincia autorice la compra de una prótesis para cubrir ese sector y así poder retomar su trabajo y sus actividades en torno al fútbol y la música.

Hasta hace algo más de un año, Tito tenía una vida activa. Además de su trabajo como albañil, estudiaba trabajo social, cumplía tareas como entrenador de fútbol masculino, femenino y de menores, e integraba una banda de cumbia.  

El 22 de febrero de 2020, todo eso entró en suspenso. Mientras el joven jugaba un partido de fútbol, saltó para cabecear la pelota y golpeó su cabeza con la de otro jugador. La conmoción lo dejó tendido en el suelo. 

Tito sufrió una hemorragia cerebral y la presencia de un coágulo de sangre requirió cirugía. La intervención fue exitosa, pero requirió que le extrajeran parte de los huesos parietal y temporal derechos. 

Cuatro días más tarde, regresó a su casa, y aunque sufrió dolores de cabeza durante un tiempo, su salud se recuperó por completo.  

Sin embargo, quedó pendiente la colocación de una prótesis en la zona de su cabeza que quedó desprotegida por la ausencia del hueso. Esa situación lo lleva a vivir limitándose en todo. 

“Con miedo. Con miedo para todo, inseguridad; yo ando con la cabeza al descubierto, con el hueco, esperando, esperando...”, le dijo el joven a Telefe Noticias. 

Lo que Tito espera es la prótesis, que debería haber llegado en septiembre. 

“Lo que estamos esperando es que provincia apruebe la compra. Recién ahora se hizo el segundo llamado a licitación de lo que es la compra de la prótesis. Para provincia es muy alto el valor de lo que sale esa protesis, por ende, no la quiere aprobar”, explicó Fernanda, la hermana del futbolista aficionado. 

Hoy Tito debe cuidar todos sus movimientos para evitar que algo lo golpee en la zona de su cabeza que está desprotegida. No sólo dejó de trabajar y de hacer todas sus actividades, sino que no puede dormir apoyado en el costado que tiene lesionado, tiene prohibido subirse a una moto, y hasta debe extremar los cuidados cuando sale a la calle. 

“Le llega a caer una pelota en la cabeza, y no sabemos qué puede pasar. Entonces, ese es el miedo. Por ende, no puede hacer nada de trabajo (…) Su vida ha cambiado un 100 por ciento”, señaló Fernanda. 

El joven y su familia no están de brazos cruzados. Mientras aguardan la resolución de la provincia, están buscando presupuestos y se organizan para reunir dinero. La intención, es adquirir el insumo que les falta por su cuenta. 

Por ahora no hay una campaña en marcha, pero se puede contactar a Tito a través de su teléfono celular, 2914666777, para ofrecer un aporte que le permita revertir su presente. 

“Obvio que sería distinto. El miedo lo voy a tener siempre, pero al menos poder retomar lo que sería el dirigir, el poder trabajar. Todo este tiempo lo estamos absorbiendo gracias a mi hermana, mi familia y rebusques, pero limitado. Eso es lo que yo no quiero: estar tan limitado”, manifestó Tito. 

Algunos allegados le sugirieron tramitar un certificado de discapacidad para obtener un beneficio estatal, pero eso está lejos de las aspiraciones de Tito. 

“Eso me mata, yo no quiero eso. Yo quiero seguir mi vida igual”, concluyó. 

Comentarios