*

Platos Argentinos

Portada  |  04 diciembre 2020

Carlito, milanga y choripán: los sánguches que son los mejores compañeros argentinos

El choripán de la Costanera, el de milanesa tucumano, el carlito rosarino y el de sushi palermitano. Cuatro versiones del compañero ideal, en el tercer episodio de Platos Argentinos.

Te rescata cuando no hay tiempo ni ganas de cocinar. Es lo más democrático que existe: no hay una receta que seguir y todo queda a gusto del que lo haga. Su única exigencia es que vaya entre dos panes. Si hubiera una entrega de premios en la comida, el sánguche se llevaría el de mejor compañero.

El sandwich o sánguche es una creación que no conoce fronteras, pero la Argentina tiene unos cuantos que llevan su sello. “El choripán es la bandera argentina. El resto que diga lo que quiera, pero el número uno es el chori”, salta Néstor, el dueño de El Cocacolero, un conocido puesto de la Costanera Norte que nunca falta en las listas de los medios sobre los mejores lugares para comerse un choripán en Buenos Aires.

“Es la especialidad de la casa”, asegura Néstor, que fue actor en unas cuantas publicidades de la gaseosa; de ahí viene el nombre de su parrilla. Hay unos cuantos detalles que hacen al choripán perfecto: que no tenga bolsa de nylon, sino de tripa; cuidado que no esté blanco porque eso significa que es harina; no tiene que ser de cerdo porque se echa a perder rápido; y nada de cocinar vuelta y vuelta, sino cocinarlo entero y luego desde el medio. El tiempo ideal de cocción son unos 15 minutos. Néstor recomienda ponerle chimichurri y criolla para hacer una degustación perfecta.

Cada rincón de la Argentina tiene su sánguche predilecto. En Tucumán no hay dudas que es el sánguche de milanesa. Si hasta un monumento tenía hasta hace un tiempo atrás. “Es parte de nuestra identidad. Se lo come entre amigos, antes de ir al boliche a la salida, o después de jugar al fútbol”, explica José, el habilidoso de la sanguchería A Mi Nooo. Más allá de los ingredientes conocidos (milanesa, lechuga, tomate, mostaza, mayonesa, etc.), José asegura que no es un verdadero sánguche de milanesa si no tiene ají. “Como el tucumano no hay ninguno”, agrega.

En Rosario, la visita no es completa si no se come el Carlito. Un tostado cuya receta es tan simple como icónica: pan de miga, jamón, queso gratinado y (bastante) ketchup. “No es un gran sándwich, pero tiene esa mística rosarina que te dan ganas de probarlo”, asegura Fabiana, la encargada del bar El Cairo, el mismo donde el escritor Roberto Fontanarrosa pasaba horas hablando de fútbol y Rosario Central.

Buenos Aires siempre tiene platos fusionados. Y en el Freakin Sushi de Belgrano hay reversiones sangucheras del sushi. El principio de la locura fue la hamburguesa, que reemplaza al pan por tapas de arroz y la carne por salmón cocido o crudo. A eso se le suma una variedad de ingredientes que generan una revolución de sabores en el paladar: de lo dulce a lo salado, lo ácido y hasta lo picante. “Hambre les aseguro que no van a tener”, asegura Malena, que maneja el negocio con su amigo y sushiman, Gastón.

Al sánguche argentino y sus diferentes variedades está dedicado el tercer capítulo de Platos Argentinos, la serie de Telefe Noticias Digital. Del asado al alfajor, pasando por empanadas, pescados y más, la serie cuenta particularidades regionales, exquisiteces locales y secretos de chefs de prestigio y consejos de vendedores ambulantes.

Platos Argentinos es una coproducción de Telefe Noticias Digital junto a los equipos de Telefe Rosario, Telefe Córdoba, Telefe Salta, Telefe Santa Fe, Telefe Mar del Plata, Telefe Bahía Blanca, Telefe Neuquén y Telefe Tucumán.

TE PUEDE INTERESAR:

El mejor asado de la Argentina

La mejor empanada es argentina

Comentarios